miércoles, 19 de marzo de 2014

Branislav Prelevic, el Tigre del PAOK de Salonica (II).

Final Four 1993: Kukoc puntea el tiro de Prelevic y el PAOK queda fuera de la final.
Probablemente el mejor quinteto que haya jugado en el PAOK haya sido el de la temporada 1992-1993, con John Korfas, Branislav Prelevic, Ken Barlow, Cliff Levingston y Panagiotis Fasoulas. Sin embargo, sería injusto olvidar a Nikos Stavropoulos –se marchó en 1992-, Walter Berry, Pit Papachronis, Efthimis Rentziás o Zoran Savic.

Plantilla del PAOK de la temporada 1992-1993.
El PAOK llegaba a la Final Four de 1993 como máximo favorito. Con el partido empatado a 77, Prelevic tiene el tiro que puede dar la victoria a los griegos, pero se queda corto. A continuación, los italianos no perdonan y el PAOK pierde una oportunidad históricade llegar a la final.

Como predecesor de Pedja Stojakovic y éste, a su vez, de Kostas Vasileiadis, Bane era puro raza blanca, tirador. Reunía prácticamente todas las características de aquellos grandes jugadores yugoslavos: competitividad, lucha, agresividad, instinto asesino, liderazgo, fiabilidad, calidad, pelea y trabajo. Nunca huía de la responsabilidad y era el que se jugaba las bolas calientes. Jugaba con esa emotividad tan de todo o nada capaz de seducir al más gélido de los aficionados. Muy balcánico, muy griego, muy loco.

Prelevic recogiendo la Copa Korac en Trieste.
La Copa Korac ganada contra el Stefanel de Trieste de Gregor Fucka, Dejan Bodiroga, Ferdinando Gentile y Bogdan Tanjevic ayudó a olvidar el bajonazo de la Final Four del Pireo y demostró que el PAOK seguía siendo uno de los grandes de Europa. En Trieste, Prelevic anotó 30 puntos en el que para muchos es considerado el mejor partido de los blanquinegros en toda su historia.

Copa de Grecia 1995. Prelevic fue el MVP.
En la Copa de Grecia de 1995 el escolta anotó 29 puntos contra el Aris en semis (80-63) y 27 contra el Panionios de Dusan Ivkovic en la final (72-53), siendo elegido MVP de la Copa en el que sería su último título con el PAOK.

Pasaban jugadores, iban y volvían entrenadores, pero Bane seguía siendo el jefe. Incluso cuando poco a poco los grumetes iban abandonando el barco, él dio la cara aun sabiendo de las dificultades económicas que tenía el club.

Korfas, Prelevic y Fasoulas jugaron muchos años juntos y eran titulares fijos, mientras que las posiciones de 3 y 4 podían variar dependiendo de los fichajes, hasta que el base fue seducido por los Giannakópoulos y el pívot por Kókkalis. Con la llegada de los magnates atenienses, se deshizo la columna vertebral del mejor equipo que ha visto la entidad en toda su historia. Si no consiguió más títulos fue porque el Aris sabía jugar mejor los finales de partido y tenía a Galis y a Giannakis. En demasiadas ocasiones Prelevic tuvo que luchar prácticamente solo contra todos.

Rentziás, Jordi Millera y Prelevic en un lance de la Final de la Recopa de 1996.
Una de las últimas exhibiciones del serbio-griego con el equipo de Salónica se vivió en Vitoria, en la final de la Recopa de Europa de 1996 (Taugrés-PAOK 88-81). Manel Comas no sabía qué hacer para frenar al escolta, que lo metía absolutamente todo. Sin embargo, los vascos se mostraron superiores al final y los 34 puntos del escolta fueron insuficientes.

Bane MVP de la Copa de Italia 1997.
En verano se marchó a la Virtus de Bologna, donde consiguió ganar la Copa de Italia, siendo el MVP de la final.

Del 97 al 99 jugó en el AEK de Atenas de la familia Filipou, con el cual llegó a la final de la Euroliga en 1998. Prelevic enchufó el triple decisivo -a falta de 1:23- en la semifinal contra la Benetton de Treviso de Obradovic. Ioannidis se sacaba la espina del 94 y del 95 contra Zelko gracias a Bane. También llegó a la final de la Copa de Grecia en su último año como amarillo, pero cayó frente al PAOK de Walter Berry.

Prelevic en la semifinal de la Euroleague.
Volvió al PAOK para jugar su última temporada en activo, la 1999-2000. Fue un año para olvidar en el que las lesiones no perdonaron. El equipo llegó a la final de la liga, pero Kostas Flevarakis apenas contó con él. Se retiró sin hacer ruido en una esquina del banquillo, algo totalmente injusto para un hombre de su categoría.

Siguió vinculado al PAOK como segundo entrenador en la temporada 2001-2002, primero con Slobodan Subotic y luego con Vangelis Alexandrís.

Bane Prelevic se convirtió en entrenador del club de sus amores en 2002, y se mantuvo en el cargo hasta 2005. Sería sustituido durante la campaña 2005-2006 por Soulis Markópoulos. Corrían tiempos difíciles en la entidad y la potencia de los colosos atenienses crecía cada vez más. Los problemas económicos eran grandes y el club se veía obligado a vender: Mavrokefalidis, Vasilopoulos y Vasileiadis se marcharon, y el PAOK se quedó sin una generación entera de buenos jugadores. Con Bane en el banquillo, el equipo no pasó de la sexta plaza en la liga ni llegó a ninguna final de Copa, bagaje escaso para un club de primera fila.

En la temporada 2006-2007, Prelevic se convertía en el mánager general del club de Salónica, aunque la experiencia no fue duradera. Después de casi 20 años en el PAOK, el serbio-griego dejaba la entidad para entrenar al Ionikós de Lamía. En 2008 trabajó en el CSKA de Sofía como mánager. Como tenía fijada su residencia en Salónica desde su llegada en 1988, nunca estuvo totalmente desvinculado de los bicéfalos.

Siempre mantuvo buenas relaciones con los dirigentes posteriores y, aunque en 2009 fracasó en un primer intento de llegar a la presidencia, no dejó de intentarlo. Así, el 19 de junio de 2011 Branislav Prelevic se convertía en presidente del PAOK, cargo que ocupa todavía en la actualidad. No sé yo si habrá habido en la historia alguien que haya empezado en el parqué y haya acabado en los despachos, previo paso por el banquillo y por el management.

Branislav Prelevic es el máximo anotador de la historia del PAOK con 4.427 puntos en 237 partidos oficiales. También es el líder en tiros libres (911) y segundo en triples por detrás de John Korfas.

Prelevic, Levingston, Fundenburke, Stavropoulos, Korfas y Barlow.
Prelevic y Yugoslavia.

Bane Prelevic ganó el oro con Yugoslavia en el Eurobasket Cadete de 1983 (Alemania). En la final los yugoslavos derrotaron a España por 89-86. En los plavi jugaban otros viejos conocidos como Zarko Paspalj, Luka Pavicevic, Ivo Nakic, Miroslav Pecarski o Jure Zdvoc. Prelevic anotó 9,3 puntos por partido.

Sin embargo, con la selección absoluta Prelevic nunca jugó en competición oficial, ni con Yugoslavia, ni con Serbia.

La competitividad para entrar en la selección plavi era enorme, con los mejores jugadores yugoslavos de la historia triunfando en los clubes más importantes de Europa. La batería de cracks era tan grande que se podrían haber hecho dos selecciones fuertes para el Eurobasket de Zagreb o para el Mundial de Argentina.

Dusan Ivkovic y Branislav Prelevic.
Bane fue preseleccionado por Dusan Ivkovic, su entrenador ese mismo año en el PAOK, para los Juegos Olímpicos de Barcelona, y realizó la preparación junto a sus compañeros en Salónica. ¿Qué hubiera pasado de haber ido aquel equipo a Barcelona 1992? Apenas pudo participar en unos partidos amistosos disputados en Grecia con otro nombre. No tengo claro si realmente hubo alguna posibilidad de ver a Prelevic defendiendo los colores de Grecia, porque poseía la doble nacionalidad.

Entre unas cosas y otras, nos quedamos sin ver jugar a Prelevic con su selección. Una gran injusticia teniendo en cuenta que estamos hablando de uno de los mejores tiradores europeos de la historia. ¿Me equivoco?

No hay comentarios:

Publicar un comentario